Cuitláhuac ¿Dónde está el dinero?

La mas grande bolsa de dinero público destinada a programas sociales está lista, pero para comprar el voto.

No solo son 607 mil millones de pesos federales –“¡yo tengo otros datos!”- los extraviados en los entresijos de las arcas públicas de Palacio Nacional, son las participaciones federales de las entidades gobernadas por Morena donde se encuentra la clave del dinero para comprar conciencias.

En el caso de Veracruz, aparte de los 2 mil 691 millones sin aclarar recién detectados por la Auditoría Superior de la Federación, son los subejercicios.

Como es del dominio público, la ley dice que recurso público que no es ejercido se regresa a la Federación sin devolución posterior. Es dinero el cual el gobierno federal podría disponer, si es uno es mal pensado, para el proceso electoral del próximo junio.

Pero vayamos por partes.

En la auditoría de desempeño 2019-A-30000-19-1296-2020, la ASF, consigna un quebranto de mil 963.6 millones de pesos provenientes del fondo del Seguro Popular por parte de la administración de Cuitláhuac García.

Entre las irregularidades, la autoridad fiscalizadora presume que el Régimen Veracruzano de Protección Social en Salud (Revepss) pagó 295 millones 782 mil 600 pesos a 1 mil 040 “aviadores”.

Asimismo, establece que en la Secretaría de Educación del estado se paga hasta empleados fallecidos y que existe un presunto desvío de 300 millones de pesos.

Y aún hay más.

Están perdidos 394 millones en la Universidad Veracruzana y 118 millones extraviados en la cueva de ladrones del Congreso del estado por la retahíla de diputados morenos que encabeza Juan Javier Gómez Cazarín.

Pero olvidemos que eso nunca pasó.

Entonces, ¿Dónde están esos 2 mil 691 millones desviados por Cuitláhuac que alcanzarían para vacunar cuatro veces a todos los veracruzanos, según denuncia en tribuna de la senadora Indira Rosales Sanromán?

Y…

¿En qué quedó la compra de las patrullas millonarias, los moches tras el 92% de las licitaciones entregadas de manera directa a amigos y compadres y la cuentas sin aclarar de la SIOP por 9 mil millones de pesos?

Pero bueno, seamos generosos.

Olvidemos esa baba de perico de los casi tres mil millones de pesos extraviados.

Pero que sí nos explique el inefable Cuitláhuac por qué teniendo en las arcas un presupuesto cercano a los 130 mil millones de pesos anuales, el primer año de su gobierno devolvió 4 mil 039 millones de pesos por subejercicio y con él, municipios como Xalapa, con tantos problemas y rezagos regresa mensualmente a la federación 10 millones de pesos mensuales.

Y es que, aun pasando por alto tanto confusión financiera, sigue sin cuadrar por qué cada fin de año Cuitláhuac pide préstamos por 5 mil millones de pesos para gasto corriente.

Y ¿Por qué hace un mes, el 5 de enero, solicitó un crédito por 2 mil 9 millones de pesos a pagar hasta 2024, con lo cual la deuda pública se disparó a 41 mil millones de pesos a pagar en las siguientes cuatro décadas?

Tal vez la explicación la encontremos en que nuestro héroe, el Cuitláhuac de los sabadabas y tacos de tripa gorda, lo agarraron un poco atarantado a la hora de autorizar tanta barbaridad y decisiones, digamos abstractas, como esa de mandar remodelar el estadio de beisbol “Beto Avila” -72 millones de pesos- para congratularse con su Peje.

Ya son muchas las rapacerías.

Y eso que solo aludimos las torpezas financieras del 2019, ya que las cuentas del 2020 en breve estarán listas y agárrense, porque ya con mas conocimiento de los hambrientos morenos por donde jalar el billete y con la consigna de ganar la elección cueste lo que cueste, las arcas a estas alturas ya deben estar vacías.

El punto es que son muchos los billetes embaucados como para aceptar que en Veracruz todo va muy bien y que si no fuera por Yunes, Duarte Fidel, Trump… y Winckler, estaríamos a toda madre.

Lo cierto es que hoy, de cara a las elecciones intermedias a sucederse en poco más de 90 días, hay pánico en Palacio de Gobierno, terror en el Congreso y desesperación entre los morenos ya que no saben ni por donde retener el poder y transitar de carniceros a reses.

Hoy, como se ha venido adelantado, no hay tiempo que no se cumpla ni deuda que no se pague y todo indica que al igual que con anteriores administraciones corruptas, el siguiente destino del Cuícaras y cómplices podría ser Pacho.

Tiempo al tiempo. 

 

*Premio Nacional de Periodismo

 

Artículos similares

Columnas Veraces

Lo más leido

Marco Alfredo Amezcua Tejeda, 1954-2021. Amigo siempre

Marco Alfredo Amezcua Tejeda, 1954-2021. Amigo siempre Ángel Rafael Martínez Alarcón. En las vísperas del segundo domingo de Resurrección del 2021, o como también San Juan...

Complicidad, omisión o indiferencia

Consentimiento es una palabra que últimamente escuchamos con frecuencia, creemos entender su significado, pero en realidad como sociedad aún distamos mucho de comprenderlo. En...

Curiosidades en campañas electorales, el hermano incómodo en SEDECOP y los vicios ocultos

Entre lo utópico y lo verdadero Por Claudia Guerrero Martínez 19 de abril del 2021.   Curiosidades en campañas electorales, el hermano incómodo en SEDECOP y los vicios...