Cuitláhuac soslaya masacre de Tierra Blanca

Calla FGE ante crimen de Navarrete y 6 más

*Veracruz: Estado fallido y carente de justicia

 

TAL VEZ si Verónica Hernández Giadáns hubiese sido candidata a la Fiscalía General del Estado el día en que acribillaron a seis personas en Tierra Blanca, entre estas a Francisco Navarrete Serna, en ese momento propietario y director general del periódico “Sol de Tierra Blanca”, al día siguiente, el sábado a primera hora habría tomado el micrófono para argumentar que el crimen no quedaría impune –como el de la periodista María Elena Ferral que lo dejó a medias, con seis prófugos de la justicia-. Pero para  desgracia de la familia de Navarrete Serna y de los cinco que cayeron en los hechos, el día de los hechos Hernández Giadáns ya tenía en la bolsa el nombramiento que le regalaron los diputados rastreros o maiceados de la cuarta transformación, y por consiguiente ya no le interesaba llamar la atención haciendo como que trabaja, cuando su verdadera función en la Fiscalía será la de brazo ejecutor del Secretario de Gobierno de cara al 2021 y 2024. Porque mejores perfiles que ella, por supuesto que los había, solo que no tan manipulables como doña Vero, y por ello desde Palacio de Gobierno se inclinaron por el afamado: -más vale malo conocido que bueno por conocer-, y le dieron la bendición añorada. Vamos, ni siquiera ha abierto la boca para rebatir la suspensión provisional que un juez Federal otorgó a Karime Macías de ex Duarte para no ser extraditada a México, donde enfrenta dos procesos; uno del fuero local por un presunto fraude de 112 millones de pesos y otro por empresas fantasmas y lavado de dinero.

 

TAL VEZ la Fiscala no quiso meter en un brete al Gobernador Cuitláhuac García Jiménez que en Enero del año en curso se tomó una fotografía al lado de Francisco Navarrete Serna, apenas recién salido de una prisión Federal por la presunta desaparición de cinco jóvenes de Playa Vicente en Tierra Blanca, hechos por los cuales fue exonerado y liberado, no así los elementos policiacos participantes que aún siguen en prisión, pero hay que recordar que Paco Navarrete no fue el único ejecutado en los funestos acontecimientos del pasado viernes –si eso contuvo a Hernández Giadáns para no hacer comentarios al respecto-, sino que hay personas que sin deberla pagaron cara su osadía de estar en el lugar equivocado y con la persona equivocada, y que sería injusto que no se esclarecieran los hechos, incluso el crimen de Navarrete porque, ante todo, era, como dice López Obrador, un ser humano, y aunque fue acusado y procesado, la propia ley lo exoneró por errores en el proceso que le encausó la antigua Procuraduría General de la República que la actual Fiscalía no rebatió.

 

EN LA masacre del viernes perdieron la vida 1.-Manolin García Menéndez, un músico muy estimado en la zona de Tierra Blanca, organista de profesión y amigo del Grupo La Calle que esa noche amenizaba en evento que aprovecharon sicarios para disparar a mansalva. 2.-Beto Muñiz, tecladista y vocalista del Grupo La Calle que en esos momentos cumplía con su trabajo cuando fue alcanzado por las balas asesinas que no le dieron tiempo a ponerse a buen resguardo. 3.-El empresario Héctor Lafitt Pichardo, propietario del restaurante Mogala en Loma Alta y distribuidor de climas en Veracruz, Tierra Blanca y Tuxtepec; 4.-El ingeniero del equipo Sol de Tierra Blanca, Manuel Gamboa; 5.-Don Pedro R. Encargado del Sonido del grupo La Calle, y 6.-La tarde de este lunes falleció Beto Muñiz, guitarrista del Grupo La Calle, con lo que aumenta a 7 el número de muertos. El  programa estaba enfocado al llamado oficial “Quedate en Casa” que transmitía Sol de Tierra Blanca mediante la red social de Facebook y el portal del diario. Pero han pasado tres días de los acontecimientos que cimbraron a Tierra Blanca y la región y hasta el momento no hay un pronunciamiento de la Fiscalía, lo que demuestra que la intensa actividad que mantuvo la aspirante en los días previos a su unción fue solo flor de un día, era una tramoya para mandar un mensaje de que si le preocupa la aplicación de la ley.

 

QUIZA LA Fiscala argumente que los hechos competen al ámbito Federal, pero mientras no se diga o demuestre el uso de armas que ameriten la atracción del caso, o que la agresión la perpetró algún grupo de la delincuencia organizada, la obligación de la fiscalía Estatal es investigar por oficio e informar del curso de las indagatorias. Hay seis familias que lloran a sus muertos y que claman justicia, algo que les está negando la Fiscalía que, por lo visto, como lo pone en evidencia, se ocupará única y exclusivamente de los temas que le ordene el secretario de Gobierno. Porque los hechos no fueron cualquier cosa: hombres armados ejecutaron al propietario de periódico “Sol de Tierra Blanca”, Francisco Navarrete Serna, y si acaso no era periodista de profesión, si un empresario periodístico que, por otra parte, estaba coadyuvando a fortalecer el programa de sana distancia y el quédate en casa. Fue una acción concertada, porque extrañamente, pese a ser un evento que se transmitía por redes sociales y en el portal del medio de comunicación, en los alrededores no había policías, mientras que el video se cortó cuando Navarrete Serna, pistola en mano corre para enfrentar a sus agresores que dispararon decenas de balas, según se escucha en sonidos que han sido difundidos.

 

LO CURIOSO es que cada vez que el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez se ufana en redes sociales de que Veracruz no tuvo ningún muertito producto de la violencia imparable, pasen masacres como estas que, de un solo golpe cegan la vida de seis personas, y dejan a varios heridos, entre estos a una nieta de Paco Navarrete, una jovencita que resultó con un balazo en pierna y brazo izquierdo, y otro en el rostro pero, por fortuna, logró salvar la vida. Hay varios más que siguen hospitalizados e, insistimos, el Gobernador brilla por su ausencia porque, insistimos, no solo fue Navarrete Serna el acribillado sino cinco personas más que son padres de familia, hombres de paz y trabajo. En el pueblo suena la versión de que Navarrete se estaba metiendo en política, y que apoyaba para la futura alcaldía a un ex regidor, y que acaso por ese rumbo venga la agresión. Insistimos, son rumores en la tierra que surgen ante el silencio de la Fiscalía y el mutismo del Gobernador, muy a pesar de que al frente de un importante cargo en esa dependencia despacha una terrablanquense. En fin, por el bien de la justicia, del dolor que están padeciendo seis familias, de la ley, pero sobre todo de un nombramiento que será impugnado por abogados con mayores méritos, sería prudente que el Gobierno del Estado diera su versión de los hechos. Es sano para la población saber que está ocurriendo en un Estado fallido y sin ley. OPINA [email protected]

 

 

Artículos similares

Columnas Veraces

Lo más leido

PAN exige paternidad en caso Duarte

El PAN está tan carente de triunfos que ahora intenta robar el crédito de la captura del exgobernador priista de Chihuahua, César Duarte. Fue...

Un escenario devastador

En medio del triunfalismo inducido por la poderosa maquinaria propagandística del gobierno federal en torno de la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador...

La misión Zen

“Educad a los niños y no será preciso castigar a los hombres.” – Pitágoras de Samos.   En medio de la peor pandemia sanitaria de los...