Decálogo de AMLO: trapeador infecto

*Decálogo de AMLO: trapeador infecto

*Se miente, se roba y hasta se traiciona

*Crímenes, desempleo y angustia social

 

SI NO mentir, no robar y no traicionar son los mandamientos más importantes del decálogo del presidente Andrés Manuel López Obrador y, por tanto de la Cuarta Transformación, y si partimos de que un decálogo es el principio de normas que son consideradas básicas para el ejercicio de cualquier actividad como, por ejemplo, la transparencia y coherencia, al interior de la corriente fundada por el tabasqueño los tres preceptos se han convertido en un “trapeador contaminado”, pues se miente al pueblo cuando se afirma que la criminalidad en el país está bajo control a pesar de 24 acribillados en Guanajuato en un solo hecho y 10 heridos de gravedad, sin que semejante suceso conmueva al Presidente que sigue echando culpas al pasado, sin asumir su responsabilidad a más de año y medio de Gobierno; se traiciona a los gobernados cuando se asegura que la Nación está en franca recuperación pese a que aún no se alcanza la cresta de la Pandemia y el desempleo sigue al alza afectando a casi 14 millones de personas que no tienen, en algunos casos,  ni siquiera para comer y, sin embargo, cuando se les detecta en la vía pública comercializando sus productos para sobrevivir y llevar alimentos a casa se les reprime; y se roba cuando se permite que el IMSS, la Secretaría de Energía y otras instancias incurran en hechos de corrupción que han terminado por aceptar, obligándose a las partes a deshacer contratos leoninos. Se incurre también en corrupción cuando desde el poder judicial que se creía renovado se sigue dejando libres a delincuentes solo porque no se integraron bien las carpetas de investigación, y esto sucede tanto en el ámbito Federal como Estatal.

 

PORQUE CON todo el respeto que nos merece el titular del Ejecutivo Federal, miente cuando asegura que la política de seguridad seguida durante su gestión ha logrado contener el nivel de homicidios registrados, rompiendo con la tendencia creciente que había en los últimos años, algo que es irreal, como quedó demostrado en Arandas, Guanajuato, con el asesinato de 24 personas y 10 heridos en un anexo, un hecho que conmociona a la sociedad, pero que al Presidente en turno parecería no mover, en tanto sigue echando culpas al pasado de la ineficiencia de su equipo de seguridad que no da una, y en cambio sigue reviviendo muertos del pasado como los 43 normalistas de Ayotzinapa, en un afán de alentar una esperanza fallida y engañar a quienes debería hablar con la verdad. Y es que al crimen de 24 anexados el miércoles se suman otros 10 asesinados el pasado 7 de junio, en otra masacre en un anexo similar en el mismo Estado, de tal manera que en dos hechos distintos manos criminales cegaron la vida de 34 mexicanos, en tanto el Presidente insiste en los abrazos y no balazos, en respetar los derechos humanos de los delincuentes y en no declarar la guerra a nadie ni desatar persecuciones “porque no

es igual que sus antecesores”, algo que en cualquier nación se combatiría en igualdad de condiciones. Lo peor es que en el festejo del miércoles con motivo del triunfo de su partido que lo llevó al poder, dijo que el trabajo del gabinete de seguridad ha modificado la estrategia, por lo que en la actualidad, a diferencia del pasado, en los enfrentamientos registrados entre las fuerzas del orden con la delincuencia el número de heridos y detenidos es mayor a los fallecidos. Es decir, la visión de “remátalos o mátalos en caliente, o ustedes hagan su trabajo que nosotros nos ocupamos de los derechos humanos” ya terminó. Pero las familias de los fallecidos no piensan como él, y estamos seguros que los deudos de las casi 10 mujeres asesinadas en una semana en Veracruz no están dispuestos ni a perdonar ni a dar abrazos a quienes cegaron las vidas de sus seres queridos, dejando en muchos casos, en la orfandad a muchos menores. AMLO dice, mientras miles lloran a sus muertos o desaparecidos, que a dos años del triunfo electoral que lo llevó a la Presidencia, “hemos mantenido la gobernabilidad, la paz y la tranquilidad (¿?), por lo que nada nos va a detener en el propósito fundamental de transformar a México por la vía pacífica, de manera rápida y profunda.

 

TAMBIEN SOSTIENE que lo peor de la crisis ya pasó, y el País ya “tocó fondo” en materia de desempleo, y que en Julio no se perderán plazas, cuando ya casi todas se perdieron, y el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), con cifras confiables, asegura que la economía mexicana continúa en un entorno recesivo. Las cifras del indicador IMEF Manufacturero y No Manufacturero durante el primer semestre de 2020 son congruentes con una recesión sin precedentes, y si bien las cifras de junio sugieren una mejora importante en ambos índices, éstos siguen ubicándose por debajo de sus niveles mínimos históricos. En suma, la economía mexicana se encuentra en franca recesión. Y por si existieran dudas, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) publicó que el Indicador Global de la Actividad Económica de Abril reporta que la economía mexicana cayó 17.3 por ciento con respecto al mes anterior y 19.85 por ciento con respecto al mismo mes del año previo (con cifras desestacionalizadas). Este resultado se debió a las reducciones mensuales de 6.3 por ciento en la actividad primaria, 25.14 por ciento en la producción industrial (publicada anticipadamente el 11 de junio) y 14.4 por ciento en los servicios. Para el IMEF, la contracción del IGAE durante Abril sugiere que, de detener la actividad económica su caída en mayo y junio, el PIB caería alrededor de 18 por ciento durante el segundo trimestre de 2020. Pero para AMLO –que viaja con todo pagado, vive en un lujoso departamento de Palacio Nacional, tiene su hijo menor en la mejor escuela privada mientras el resto de su parentela más cercana viaja por el mundo y ahora son flamantes empresarios cerveceros-, “ya pasó lo peor de la crisis” agudizada por la pandemia del coronavirus, “y ahora viene una rápida recuperación económica.

 

PARA VARIAR, la organización ambientalista Greenpeace asegura que con el uso de combustóleo, la Secretaría de Energía viola el decálogo presidencial, y por ellos les conceden una suspensión definitiva contra el acuerdo para la generación de energía eléctrica a base de combustóleo. Greenpeace México usó las instalaciones de la Central Termoeléctrica de Tula para mostrar la contaminación que se produce al generar electricidad a base de ese producto no renovable, lo cual impide gozar del cielo, el sol y el aire puro como lo señala el punto seis del “Decálogo para salir del coronavirus y enfrentar la nueva realidad”, presentado hace unos días por el presidente Andrés Manuel López Obrador. En fin, el no mentir, no robar y no traicionar se han convertido en un indecente trapeador debido a la ambición desmedida de algunos de sus integrantes que se siguen pasando por el arco del triunfo los tres preceptos, y qué decir de Veracruz –cuyo Gobernador es puesto por el Presidente como ejemplo de honestidad hasta llegar a ser una bendición para los veracruzanos-, en tanto las denuncias por ventas de plazas tanto en Seguridad Pública como en el aparato de procuración de justicia siguen a la orden del día. Lo peor es que ya pasaron 19 meses de Gobierno tanto Federal como Estatal, y siguen echando culpas al pasado, sin admitir con ello que la inoperancia, incapacidad e incompetencia es lo que ha dado al traste con las buenas intenciones. Así de simple…OPINA [email protected]

 

Artículos similares

Columnas Veraces

Lo más leido

Marcelo Montiel: negociando impunidad

* Candidato del PVEM sólo si le extinguen las denuncias  * Sus ligas con Yunes Linares  * Diputados yunistas, nuevo trapeador de Morena  * Ricardo Morales pide...

La flor más bella de Jaltipan resultó secuestradora.

Hasta hace unos meses, Fátima N era una de las chicas más bellas y populares en la cabecera de Jáltipan. A más de uno...

La lista de periodistas muertos por COVID-19

Después de los profesionales de la salud y las autoridades; los reporteros están en la primera línea de batalla La mayoría de los...