Feminicidios y secuestros en Veracruz; ¡urge la revocación de mandato!

  Por desgracia, el cobarde homicidio de mis muy queridas amigas Gladys Merlín Alor y su hija Carlita Enríquez Alor, integrantes de una familia muy distinguida de Cosoleacaque, sólo fue para el desgobierno del estado de Veracruz, un capítulo más de una creciente espiral de violencia feminicida que se vive en esta entidad.

 

Durante la semana previa a este doble homicidio, siete mujeres fueron asesinadas, una por día en promedio. El lunes trágico de Cosoleacaque, además de Gladys y Carlita, Marisol y Consuelo también perdieron la vida de manera violenta en Agua Dulce y San Andrés Tuxtla respectivamente. Hasta este momento, las autoridades no han logrado esclarecer un solo caso.

 

Pero los feminicidios no son la única herida que desangra a Veracruz. Nuestro estado es donde más se cometen secuestros en el país. Tiene a tres de las seis ciudades con el mayor número de casos, incluida la capital Xalapa, primer lugar nacional. Líder en secuestros y el segundo lugar en feminicidios, el morenismo en Veracruz nos llena de coraje, impotencia y vergüenza.

 

El miércoles pasado, ante el pleno de la Cámara de Diputados en San Lázaro, presenté un Punto de Acuerdo a fin de que el Congreso de la Unión emita un exhorto al gobierno de Veracruz para que reformule la política estatal para prevenir y erradicar la violencia de género, a fin de establecer medidas urgentes contra la violencia feminicida. En correspondencia, el gobierno de Veracruz hizo mutis.

 

Apenas en enero, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) también se refirió al historial de violencia en Veracruz, pues de enero a noviembre de 2020 se registraron 79 feminicidios. Además, se contabilizaron 92 homicidios dolosos y 144 homicidios culposos “datos que lo ubican como la segunda entidad federativa con más feminicidios en el país”, sólo atrás del Estado de México. Mientras el país tiene una incidencia de 1.32 casos por cada 100 mil mujeres, en Edomex es de 1.48 y Veracruz los supera con 1.80. Proporcionalmente, nuestra entidad tiene más feminicidios que el Estado de México. El 2021 ha iniciado mucho peor.

 

La violencia en contra de las mujeres es consecuencia de la ineptitud y la omisión de las autoridades de los tres poderes. En el caso del Ejecutivo, es urgente que informe sobre el avance de las alertas de género, se emita la convocatoria para la elección de la directora del Instituto Veracruzano de las Mujeres y se cumpla con la instalación de las 212 fiscalías especializadas en materia de feminicidio.

 

Además, desde mayo de 2019 el Instituto Veracruzano de las Mujeres (IVM) no cuenta con Directora. Han pasado veintiún meses en que no se ha cumplido con esta urgente formalidad, por lo que prevalece la actuación de una encargada de despacho. El gobierno de Veracruz se ha dado el lujo de desmantelar el IVM en el peor escenario posible: siendo el único estado del país con dos alertas de género y ocupando el lugar nacional al que nos hemos referido.

 

Hace un año, el Congreso estatal aprobó una reforma a la Ley de Acceso a las Mujeres a una vida libre de violencia en la que se establecía la creación de estas fiscalías para atender el tema del feminicidio a más tardar en diciembre del año pasado. La fecha llegó y la Fiscalía General del Estado no cumplió, argumentando falta de presupuesto. Es decir, los diputados morenistas propusieron y aprobaron una ley que nació muerta porque a nadie se le ocurrió que se le tenían que asignar recursos, presupuesto que ellos mismos han negado de manera sistemática.

 

Y por cuanto hace al Poder Judicial, durante su comparecencia ante el Congreso del Estado el martes pasado, la Fiscal General de la entidad, Verónica Hernández, reconoció que ni la mitad de las denuncias por feminicidios son judicializadas y que de 182 carpetas sólo en 73 hay datos firmes que puedan esclarecer el caso y dar con los responsables. Durante 2019 sólo se alcanzaron diez sentencias en casos ocurridos años antes; es decir, para muchos feminicidas la impunidad está garantizada.

 

El secuestro es otro vergonzoso pendiente del gobierno veracruzano. Xalapa es la ciudad en la que se cometen más secuestros en todo el país. En su “Reporte Nacional Diciembre 2018-Enero 2021”, la organización Alto al Secuestro documentó ¡692 secuestros! en todo el estado de Veracruz, colocándolo en primer lugar nacional, por encima del Estado de México y la Ciudad de México; al mismo tiempo, Veracruz presenta la tasa más alta de víctimas de secuestro por cada mil habitantes, tres veces más que la media nacional. Uno de cada cinco secuestros que se registran oficialmente en el país sucede en Veracruz.

 

En la mayoría de los casos, las víctimas de secuestro en Veracruz son personas que pasan por una doble tragedia: el traumático proceso de la privación de su libertad y después, la pérdida de todo su patrimonio y más. En no pocos casos, la tragedia se triplica, pues como consecuencia de no poder cumplir con las exigencias económicas de los secuestradores o incluso habiendo cumplido con ellas, la familia sufre el asesinato de su pariente, víctima del secuestro

 

Nadie desea que el gobierno fracase en seguridad. El fracaso ya nos costó muchas vidas. Y eso nos llena de coraje, impotencia y vergüenza. ¡Urge la revocación de mandato!

 

Facebook.com/HectorYunes

Instagram: hectoryuneslanda

Twt: @HectorYunes

Artículos similares

Columnas Veraces

Lo más leido

Revelan presunto acto de corrupción en el DIF-Estatal

En el gobierno de la honestidad, de la transparencia y de la austeridad, de la 4T (no faltaba más), se puso al descubierto otra...

Aprueba Cámara de Diputados licencia de Héctor Yunes Landa

* Deja la Vicecoordinación y la Vocería del GPPRI, así como la coordinación de la diputación veracruzana. * Agradece al Coordinador René Juárez Cisneros y...

Con tanto delincuente suelto detienen a reportero

*Usó dron para llevar mejores tomas a sus lectores *FGE se “ensaña” y busca presentarlo ante la FGR   LO QUE son las cosas. Con tantos asesinos,...