Insensibilidad a prueba de aguaceros

En tiempos pretéritos y quizá para taparle el ojo al macho, gobernadores y presidentes de la República recorrían las zonas devastadas por fenómenos naturales y eso de alguna manera levantaba la vapuleada moral de los ciudadanos.

A Fidel Herrera se le podrá acusar de muchas cosas, lo mismo que a Javier Duarte, a Miguel Ángel Yunes y a Enrique Peña, pero nunca de no estar presentes en una zona siniestrada, al menos para llevar consuelo a los damnificados.

En los tiempos que corren eso está pasando a la historia. Y es que al parecer una de las modalidades de la 4T es estar lejos de la gente en momentos difíciles.

En Veracruz no sólo hay desgracias naturales sino desgracias sociales como las masacres de Minatitlán y Coatzacoalcos, a las que el gobernador Cuitláhuac García dio la espalda ya que no tuvo el gesto humanitario de consolar personalmente a los dolientes. Sobre todo, cuando las víctimas eran personas de bien que nada tuvieron que ver con los criminales que les truncaron la vida.

Y del poco humanitarismo del presidente López Obrador ni hablar. El mes anterior el huracán Hanna hizo destrozadero y medio principalmente en Tamaulipas y Nuevo León, donde aparte de tirar viviendas, derrumbar cerros, romper carreteras e inundar infinidad de colonias, provocó la muerte de tres personas y la desaparición de seis.

¿Acaso fue para asomarse a la tragedia? Para nada.

No se hubiera tratado de una manifestación zocalera en apoyo a su política económica o a López-Gatell, porque entonces habría asistido en medio de un diluvio.

Desde el pasado fin de semana, pero sobre todo en las últimas 48 horas, llovió en el sur de la entidad con una intensidad pocas veces vista y una de las zonas más afectadas fue el municipio de Jesús Carranza por el desbordamiento del río Jaltepec, lo que provocó que decenas de personas resultaran damnificadas.

Elementos del Ejército llevaron aproximadamente a 30 familias a un albergue temporal. El saldo parcial de Protección Civil fue de 173 viviendas afectadas. Fotos y videos muestran a los soldados removiendo escombros en medio del aguacero y ayudando a los afectados a llevar sus pertenencias a un lugar seguro.

En Playa Vicente se inundaron hasta los dormitorios del Cuartel de la Policía Estatal donde el agua superó el medio metro.

Las lluvias no sólo afectaron esos dos municipios sino también Hidalgotitlán, Texistepec, Jáltipan, Cosoleacaque y Minatitlán aunque en menor medida. Y ahí también estuvo el Ejército para auxiliar a los damnificados.

¿Y el gobernador? No pues él en lo suyo, en la grilla, haciendo como que hace. Y uno se pregunta ¿se le dificulta visitar a sus paisanos del sur que en estos momentos tienen –literal- el agua hasta el cuello? ¿Le duele mucho enlodarse los zapatos y dirigirles unas palabras de aliento aunque sean para la foto?

Nada cuesta un poco de humanidad, pero a Cuitláhuac García se le dificulta un mundo mostrar la suya y tantito así de sensibilidad.

Hasta en eso es mezquino.

Lástima por él porque esto le sumaría un par de puntitos a su menguadísima popularidad, y varios miles de votos que los va a necesitar y mucho, en las elecciones del 2021.

[email protected]

Artículos similares

Columnas Veraces

Mole de Gente

LA MOFA

Lo más leido

La engañifa de AMLO en Coatepec

“El poder tiende a corromper, y el poder absoluto corrompe absolutamente.” – John E. Acton.   El presidente López Obrador estará de visita en Veracruz a...

¿Qué quiere y a qué viene el Peje?

¡Mejor quédese en su palacio! En el marco de la inutilidad de 14 visitas anteriores a nuestras tierras, Andrés Manuel López Obrador se apersona en...

Callaron los videos de corrupción

Nada se volvió a decir del escándalo de PEMEX Tampoco siguieron con los del hermano PIO AMLO lanzará otra consulta en Veracruz Por Miguel...