Justicia y gracia de AMLO para Marcelo y Lozoya

*Justicia a secas contra Robles aunque se “deslinde”

*La “impunidad” de Juárez en el gobierno Federal

 

EN MEXICO el Presidente Andrés Manuel López Obrador no solo admira al mal llamado Benemérito de las Américas, Benito Juárez García (ya que quienes contuvieron al ejército francés en Mayo de 1862 en Puebla, evitando que avanzara hacia Centroamérica -e, incluso, Estados Unidos)- fueron Miguel Negrete -que después traicionó a la causa mexicana-, Felipe Berriozábal y el general Porfirio Díaz), sino que acuña sus frases y enseñanzas como aquella que acreditan al de Guelatao: “Para los amigos, justicia y gracia; para los enemigos, la ley a secas”, una máxima que retrata el perfil de una Nación que se define por una palabra, siempre y cuando cooperes o seas de casa: impunidad, como el caso de Emilio Lozoya Austín cuyo nombre ha sido ligado a escándalos de corrupción en México, amafiado con empresas brasileñas como Odebrecht y OHL, luego de que en declaraciones juramentadas tres ejecutivos de la primera compañía aseguran que quien fuera director de Pemex -entre 2012 y 2016-, recibió 10 millones de dólares para asignarle contratos a esa firma. Fue hasta Mayo de 2019 que la Secretaría de la Función Pública inhabilitó a Lozoya por 10 años para ocupar cualquier puesto en la administración pública, luego de determinar que había mentido en su declaración patrimonial en la que escondió una cuenta bancaria con varios saldos por varios miles de millones de pesos, y fue hasta el 28 de mayo de 2019 cuando le giraron una orden de aprehensión en su contra, luego de que congelaran sus cuentas bancarias por la Unidad de Inteligencia Financiera. El 12 de Septiembre de 2019, Lozoya se encontraba en Alemania prófugo de la justicia mexicana, y el 12 de Febrero de 2020 fue detenido en Benahavís, provincia de Málaga, España, de acuerdo a la Fiscalía General de la República (FGR). Fue hasta el 12 de Julio de 2020 que se anunció que aceptaba ser extraditado a México, saliendo de la prisión de Madrid el 16 de Julio de ese año para dirigirse al territorio nacional, pero una vez en México, donde enfrentaría la presunta responsabilidad por los sobornos que la constructora Odebrecht realizó durante su periodo como director de PEMEX, el Consejo de la Judicatura Federal anunció que el juicio se realizaría a puerta cerrada, transmitiéndose en tiempo real vía WhatsApp, esto debido a la contingencia por la Covid-19, y aunque el 28 de Julio de 2020 fue vinculado a proceso por el juez de control José Antonio Zúñiga, este decidió que no sería juzgado en prisión ni en resguardo domiciliario, siendo la única medida cautelar la portación de un brazalete electrónico. En pocas palabras, Justicia y Gracia para quien se ha prestado a denunciar a todos los actores políticos del Gobierno pasado, incluido Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray Caso, este último exsecretario de hacienda, aunque tenga recursos para fugarse.

 

OTRO CASO de Justicia y Gracia corresponde a Marcelo Ebrard, actual Secretario de Relaciones Exteriores, en cuyo periodo como Jefe de Gobierno Capitalino se construyó e inauguró la colapsada Línea 12 del Metro debido –de acuerdo al dictamen pericial- a una falla estructural asociada al menos a seis deficiencias desde su construcción: 1.-Proceso de soldadura de los pernos Nelson; 2.-Porosidad y falta de fusión en la unión de pernos y trabe; 3.-Falta de pernos en las trabes que conforman el conjunto del puente; 4.-Diferentes tipos de concreto en la tableta; 5.-Soldaduras no concluidas o mal ejecutadas y, 6.-Supervisión y control dimensional en soldaduras de filete. En pocas palabras, esa parte de la Línea 12 presenta fallas de origen que ameritarían que las autoridades de ese tiempo fueran llamadas a juicio, incluido Marcelo Ebrard, pero contrario a lo anterior, la Fiscalía capitalina ya judicializa la carpeta de investigación por la tragedia ocurrida en Mayo, en la que busca imputar únicamente a 10 personas, entre ellas a Enrique Horcasitas, exdirector del Proyecto Metro cuando Marcelo Ebrard era jefe de Gobierno, pero no a este último, y AMLO hasta se burla de los que pensaban que el canciller también sería llamado a juicio.

 

EL PROPIO Ebrard ha insistido en que su conciencia, después de que 10 de sus funcionarios fueran acusados de homicidio por la tragedia, está tranquila, a pesar de que el colapso sepultó a un centenar de personas entre escombros, en tanto un vagón partido a la mitad provocó 26 muertes y 80 heridos. Y es que la Fiscalía de la capital apunta directamente a los primeros responsables: desde el director del Proyecto Metro a supervisores de obra. Todos hombres de Ebrard, entonces jefe de Gobierno de la capital (desde 2006 a 2012). El derrumbe del metro provocó también un golpeteo político que afectaba a tres Gobiernos, pero Ebrard, presidenciable por obra y gracia de López Obrador ni siquiera salpicó a uno de los hombres fuertes del presidente: “Yo hice lo que tenía que hacer, si no, no podría dar la cara”.

 

Y ES que en México solo uno de cada cien delitos denunciados termina en cárcel, porque a los amigos justicia y gracia, mientras que a los enemigos se les aplica la justicia a secas, y por ello Rosario Robles está pagando las consecuencias de abandonar la izquierda, dizque por traicionar la causa lopezobradorista y, de paso sumarse a un Gobierno priista que ahora está en la mira del actual régimen. En ese sentido, bajo el argumento de que no reveló desde un inicio las casas en las que vivió en el pasado, que su defensor se contradijo sobre el motivo de un viaje al extranjero que realizó antes de ser citada, y que sus abogados dijeron que no contaban con un documento que sí se les había entregado, el juez federal responsable del proceso penal en su contra decidió  de nueva cuenta mantener la medida de prisión preventiva en contra de la exfuncionaria.

 

ROSARIO SE queda en prisión pese a que los delitos de Lozoya son infinitamente superiores, y el Presidente Andrés Manuel López Obrador dice que no hay persecución ni venganza contra Robles Berlanga ni hacia nadie, y por ello sugiere que se investigue al juez que lleva el caso y si se comprueba que actuó por consigna, se le sancione. El mandatario dice que se quedó en el imaginario colectivo la idea de que el Presidente decide todo, aunque en su caso si lo es, autoritario como suele ser. Aun así argumenta: “pues creo que es una decisión del Poder Judicial, de los jueces, de ellos depende y, por lo que corresponde al Ejecutivo no hay ninguna venganza. Nosotros no hacemos eso, eso es inmoral, indigno, eso le resta autoridad a cualquiera y para nosotros lo más importante es la autoridad moral”, dijo un López Obrador que busca convencer de que lo que dice es real. Por parte del Ejecutivo -insiste- no hay persecución a nadie, no se denuncia a nadie por consigna política y estos asuntos los trata en primera instancia la fiscalía, que es un poder autónomo, y luego el Poder Judicial. En fin, impunidad para unos, todo el peso de la ley para otros, algo que no es criticable en AMLO si se considera que fue educado en las enseñanzas de un priismo caduco en donde decir no, era si y viceversa. OPINA carjesus30@hotmail.com

Artículos similares

Columnas Veraces

Lo más leido

¿Quién pagó el AMLOFest?

“El hombre superior siempre se culpa a sí mismo, el hombre inferior siempre culpa a los demás.” – Bernard. El zócalo de la majestuosa Ciudad...

LA DISCAPACIDAD, CÓMO ENTENDERLA

El 3 de diciembre de cada año, se conmemora el Dia Internacional de Personas con Discapacidad, fecha declarada en 1983 por la ONU con...

Pide Zenyazen: denuncien casos de corrupción en la SEV

Hago una precisión al primer párrafo de la columna de ayer. Dije: “Tres años después, que este miércoles se cumplen, Andrés Manuel López Obrador...