LA POLÍTICA Y LOS POLÍTICOS

Es de obviedad afirmar que la política y los políticos gozan de actual y renovado desprestigio. La regeneración en el poder es simuladora y no pasa de ser una etiqueta o estribillo de campaña. La abundancia de partidos no trajo en general más pluralidad ni significa animación alguna a una participación ciudadana de mayor tamaño. Sin mucho indagar la mayoría de la gente piensa que todos son iguales y no se involucra. Es una actividad que sigue siendo reservada a unos cuantos. Los que viven en una burbuja, con sus propios códigos de comunicación y preocupaciones de auto consumo. Solo en el sectarismo y la confusa fraseología disque transformadora se cree que son una especie de salvadores y ejemplo de superioridad moral. Solo es retórica común y corriente y, cada vez más, vulgar demagogia.

 

La política electoral recorre los caminos de siempre, la disyuntiva añeja y vigente entre el voto libre y el voto clientelar. Las elecciones son brutalmente inequitativas, como siempre, donde el dinero y los aparatos públicos son determinantes. Nunca se fue el modelo del partido oficial, solo cambio de siglas y color. Las coaliciones polarizantes tienen recursos inagotables y pueden llegar más rápido con sus mensajes. No tienen ideas ni propuestas. Acuden a la oferta de los programas sociales y nada más. No hablan de economía, empleos, educación, ciencia, cultura, seguridad o asuntos de ese tamaño. No pasan del intento de capitalizar las vacunas anticovid, sobre todo los del partido gobernante.

 

Sin información y libertad los votos no pasan de ser números, sin claridad de proyectos y mandato democrático. Da igual. En el ámbito municipal lo hemos visto siempre, el color del partido y su número de Ediles cambia muy poco de uno a otro. Es irrelevante. Pueden acordar lo que quieran. Viven en una burbuja. Su incidencia en la vida de la comunidad es casi nula. Sin transparencia y rendición de cuentas son Gobiernos que no gobiernan. Además se ocupan de que la ciudadanía no sepa y no participe.

 

En general la política sigue siendo lo mismo de siempre, hueca y orientada por intereses particulares. Lamentable no son los mejores quienes se animan a incursionar en la política. Claro qué hay excepciones. Esa es la realidad en la que se debe y se puede intentar algo al menos. No es el paraíso pero tampoco el infierno. Es el ámbito en el cual es posible opinar, proponer y llevar a cabo acciones viables. Y nada más. Los liberadores de ambos extremos son disfuncionales a una ruta democrática.

 

Para andar en esto se requiere ánimo especial y cierto masoquismo. Creo que es asunto de ingenuos, idealistas, pragmáticos, charlatanes y tranzas. De todo eso hay en el campo político. Es la realidad. No cambiará por buenos deseos si alguna vez cambia. Los inmaculados son tan humanos e imperfectos como cualquiera. De a poco, con granitos de arena, con ejemplos, con debate, con convicción, con persistencia y con ideas es perfectamente posible impulsar prácticas sanas y útiles en la política y, tal vez, en los partidos, aunque ahí es más difícil. De inicio hay que fortalecer la participación libre de la gente, abrir espacios a líderes ciudadanos y hacer de la política asunto de servicio público y debate de ideas.

 

Recadito: hoy más que nunca, sufragio efectivo, no reelección.

ufa.1959@gmail.com

Artículos similares

Columnas Veraces

Mole de Gente

HISTÓRICO

Lo más leido

A base de pretextos, ahí la llevan

“Cosas veredes, amigo Sancho, que farán fablar las piedras”, es una frase que se le atribuye a Cervantes, que habría dejado escrita en El...

Titular de la Unidad de Género de SEGOB renuncia para no darle pensión a su padre enfermo

Entre lo utópico y lo verdadero Por Claudia Guerrero Martínez 23 de septiembre del 2021.   Titular de la Unidad de Género de SEGOB renuncia para no darle...

Titular de la Unidad de Género de SEGOB renuncia para no darle pensión a su padre enfermo

Entre lo utópico y lo verdadero Por Claudia Guerrero Martínez 23 de septiembre del 2021.   Titular de la Unidad de Género de SEGOB renuncia para no darle...