La “tentación” de perpetuarse en el poder

*¿AMLO imita a Juárez en lo reeleccionista?

*Porfirio exigió al de Guelatao dejar mando

 

CUANDO ALGUIEN quiere censurar un hecho oportunista frente a la desgracias de otros, hay quienes suelen decir que “algunos van a la pena y otros a la pepena”, y eso tal vez le sucedió al titular de la Junta de Coordinación Política de la Cámara Federal de Diputados, Mario Delgado Carrillo y seguidores que ante la pandemia de Coronavirus que acapara la atención de la sociedad (y ante lo imposible que parece convertirse en el líder nacional del Movimiento de Regeneración Nacional), decidieron aprobar la reelección de diputados Federales y senadores sin necesidad de separarse de su cargo para realizar actos de campaña, tal vez convencidos de que la iniciativa pasaría desapercibida ante el tema de salud que ocupa a los mexicanos pero, sin embargo, más temprano que tarde ha sido calificada de oportunista, incluso, por el Presidente Andrés Manuel López Obrador y por el coordinador de la Jucopo en el Senado, Ricardo Monreal Ávila que advirtió que no es oportuno ni una demanda social prioritaria, por lo que no se precipitará en aprobar dichas modificaciones. “No descalifico el trabajo de los diputados, aunque puedo sufrir embates, quiero amor y paz, simplemente es nuestra obligación revisarla y darle el proceso legislativo. No creo que hoy o mañana se apruebe”, dijo Monreal, y por supuesto que no se aprobó pero…siempre hay un pero: ¿se habrá atrevido Delgado Carrillo a someter a consenso la Reforma aprobada sin el visto del bueno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando se le tiene por uno de los más institucionales vasallos ante las decisiones de su jefe?. Nadie lo cree, y más de tres aseguran que el propio titular del Ejecutivo Federal habría dado luz verde para tratar de percibir el comportamiento de la oposición ante la posibilidad de instaurar en México, nuevamente, la reelección con la que sueñan, y que, por supuesto les gustaría aplicarla en el caso del Presidente en turno.

 

TAL VEZ algunos no sepan que la Revolución de La Noria fue un movimiento político-militar dirigido por el general Porfirio Díaz en 1871, precisamente, para impedir que Benito Juárez García –al que tanto admira AMLO- contendiera para una nueva reelección, lo que en opinión del héroe de la Guerra de Intervención de 1862, también nativo de Oaxaca, violaba la letra y el espíritu de la Constitución de 1857. El proyecto había sido lanzado el 8 de Noviembre de 1871, y uno de los puntos del llamado Plan de la Noria que dio pie al movimiento establecía lo siguiente: “La reelección de Juárez pone en peligro a las instituciones nacionales, ya que el Congreso y la Suprema Corte se convirtieron en nuevos instrumentos del Ejecutivo al igual que las autoridades de algunos estados (¿dónde hemos leído eso recientemente?); la ineptitud, el favoritismo y la corrupción han arruinado la prosperidad de México, las elecciones han sido sucias, por lo que el Gobierno no es el legítimo representante del pueblo. Por ello, sólo con las armas puede restablecerse la Constitución de 1857, la libertad y respeto electoral y la no-reelección”, y lo firmaba Porfirio Díaz Mori, para muchos, el mejor Presidente que ha tenido Juárez.

 

Y ES que como bien se sabe –a través de historiadores apegados a la realidad-, en 1871 Benito Juárez es electo nuevamente presidente de la República tras un sufragio plagado de corrupción e irregularidades generadas desde el poder, situación que provoca inconformidades. Y es que Juárez había sido Presidente de México en varias ocasiones, desde el 21 de Enero de 1858 al 18 de julio de 1872, y muchos eran los disconformes con su última reelección, entre ellos Porfirio Díaz, ya que consideraban los resultados oficiales de la elección como un verdadero fraude electoral y el inicio de una dictadura disfrazada de legalidad (¿dónde comenzamos a ver eso?). En gran parte del País se inició, por lo tanto, una serie de levantamientos contra el régimen de Juárez con 14 años en el poder. Como fuera, el propio Presidente Porfirio Díaz –que no le regateo el reconocimiento a su antiguo maestro en el Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca-, y a la muerte del indio de Guelatao se encargó de impulsar su imagen, e incluso mandó construir el llamado Hemiciclo a Juárez” para rendirle homenajes y rescatar su imagen. A Benito Juárez se le denomina el Benemérito de las Américas atribuyéndole triunfos durante la intervención francesa entre 1862 y 1867 que evitaron que Europa invadiera tierra americana, sin embargo, uno de los grandes defensores fue el propio Porfirio Díaz que logró derrotarlos, y quien debió ser reconocido como tal. El reconocimiento a Juárez se realizó un 2 de Mayo de 1865, cuando el Congreso de Colombia publicó un decreto que reconocía que “el Sr. Benito Juárez, en calidad de Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos por la defensa de la independencia, libertad de la Patria y contra el imperialismo europeo”. El decreto declara que dicho ciudadano homenajeaba esas virtudes y lo ponía de ejemplo a la juventud colombiana, y acaso lo anterior alentó en este el espíritu reeleccionista que solo la muerte contuvo, pero  Andrés Manuel López Obrador es un rendido defensor, admirador y venerador del hombre de Guelatao, y así como dice imitarlo en su honestidad y forma de Gobierno, podría hacerlo en esa propensión de permanecer indefinidamente en el poder.

 

POR LO pronto las cosas no se dieron como se esperaba, y el tema de la reelección de Senadores y Diputados Federales –que se pretendía fuera en lo oscurito a propósito del coronavirus que invade al País y al mundo- será echada abajo tras el supuesto regaño del Presidente Andrés Manuel López Obrador, de tal suerte que los legisladores morenistas cedieron y aplazarán el análisis de esas modificaciones. Pero insistimos: ¿se habría atrevido Mario Delgado Carrillo a irse por la libre sin consultar con el titular del Ejecutivo Federal una propuesta de semejante envergadura? Nadie lo cree, y lo más seguro es que solo intentó tocarle el agua a los tamales, detectando que está hirviendo, y que intentarlo siguiera podría quemarlos severamente.

 

Y ES que el primer paso sería la reelección de Senadores y Diputados como antes lo fue la de alcaldes y legisladores locales, para luego seguir con la de Gobernadores y, finalmente la del Presidente de la República, pues aunque diga que no, AMLO lo desea fervientemente para pasar a la historia ahora si, como Benito Juárez, el Presidente que ya llevaba 4 reelecciones, y de no haber muerto por angina de pecho –aunque otros dicen que por la “veintiunilla”  que le suministro Leonarda Emilia Martínez, “La Carambada” por no haber perdonado a su amado, un soldado imperialista-, Juárez habría sido un Dictador. De hecho se encaminaba con casi 15 años en el poder. OPINA [email protected]

 

 

Artículos similares

Columnas Veraces

Lo más leido

Lo que queda es rezar a ver si ocurre un milagro

Bien diferente a febrero cuando decía que había que abrazarse y besarse, que el coronavirus ni siquiera era equivalente a la influenza. Bien diferente...

Xalapa-Coatepec, urge evitar más accidentes

¿Alguien llevará la cuenta de cuántos accidentes han ocurrido en la carretera corta Xalapa-Coatepec desde que se reconstruyó en la pasada administración estatal? Son...

AMLO pide no comer cosas caras, sino volver al arroz, maíz y frijol. En un país con 47.8% de pobres, hasta el arroz, maíz...

AMLO pide no comer cosas caras, sino volver al arroz, maíz y frijol. En un país con 47.8% de pobres, hasta el arroz, maíz...