Home » Columnas Veraces » Línea Caliente/Por Edgar Hernández/ IPE, “¡corrupción e ineficiencia!”, Abel Cuellar

Línea Caliente/Por Edgar Hernández/ IPE, “¡corrupción e ineficiencia!”, Abel Cuellar

¡Las “reinis” de Hilario Barcelata!

 

Como mal fario, una maldición maldita, el Instituto de Pensiones sigue sin ver la suya.

El déficit rebasa los tres mil millones de pesos y de nuevo, como cada año, existe el serio riesgo de que jubilados y pensionados pasen una fría Navidad, a menos que de nueva cuenta se acuda al menguado fondo de la llamada “reserva técnica”.

Administraciones van, administraciones vienen y la institución luego de dejar de ser la caja chica del gobierno que de tener, en 2004, una reserva técnica de 25 mil millones de pesos hoy carga un déficit de al menos 6 mil millones de pesos.

El IPE es barril sin fondo y para no pocos es la cueva de Alí Baba.

Para el ex director de esa dependencia, el doctor Abel Cuellar, el actual titular de la dependencia Hilario Barcelata “no sabe ni donde está parado”, mientras el organismo cumple “18 años de atonía”.

Ya desde el pasado 23 de abril los trabajadores de IPE habían denunciado que su director general, el señor Hilario Barcelata inopinadamente abrió la nómina a un grupo de “amigas”, nueve para ser exactos, sin carecer del perfil pero ganando 35 mil pesos más compensaciones.

Las dos subdirecciones y todas las jefaturas de departamento las ocupan estas “reinis” de Hilario.

“Le ganó su debilidad por el sexo femenino”, denunciaron en esa oportunidad los trabajadores del IPE quienes recordaron acusaciones de acoso sexual de Barcelata en su paso por la Universidad Veracruzana.

El doctor Abel Cuellar Morales, sin atreverse a tocar este tema tan espinoso, si precisa que:

“Se cometió el error de jubilar en el 2016 a dos mil 600 burócratas dándose el IPE un tiro en el pie ya que la institución entró en el caos, peor aún al dejar de pagar a jubilados y pensionados, retrasarles sus entregas y estar a la disponibilidad de la ya legendaria licuadora”, asegura.

El IPE, fundado en 1952, carga vicios del origen al no adecuarse de manera correcta la Ley de Compensaciones de Retiro.

Luego Dante Delgado termina por descomponer a la institución al ordenar en 1990 un irresponsable incremento de las pensiones en un 20%, lo cual a la vuelta de dos décadas se ha convertido en un gasto anual de seis mil millones de pesos.

Hoy pensiones es insolvente. Está quebrado.  

Y cómo no sería así, si mil 500 pensionados reciben el 50% del presupuesto, es decir, tan sólo el 6% de los 26 mil 870 pensionados cobra lo mismo que el 94%.

Dicho de otra manera, se gastan tres millones 852 mil 388 pesos mensuales sólo en 50 pensionados. Hay, incluso quienes reciben más de 106 mil pesos mensuales… y son intocables.

Es el caso del ex rector Raúl Arias Lovillo, quien cobra 90 mil 439 mensuales. Otros 50 más de la Fidelidad y el Duartismo perciben salarios arriba de los 80 mil pesos y los magistrados, tras su jubilación tienen derecho a recibir del IPE el 70% de sus salarios, es decir casi cien mil pesos mensuales.

Entre esas malhadadas listas también se encuentran:

El catedrático Felipe Daniel Velasco Flores, quien cobra 94 mil 332 pesos, al igual que Emeterio López Márquez, actualmente notario público.

En la lista Octavio Domínguez Ruiz, ex funcionario de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV) con 92 mil 290 pesos y Xóchitl Adela Osorio Martínez, ex titular de la Secretaría Educación de Veracruz, con 89 mil 34 pesos.

De acuerdo con una respuesta a una solicitud de información con número de folio 00010817 vía Plataforma Nacional de Transparencia, en la lista también se encuentran Amando Raúl Domínguez Ruiz, ex secretario académico de la UPAV con 92 mil 290 pesos.

Mientras que Elia Robles Salazar recibe pensión de 87 mil 675 pesos y María del Rosario Lomán, obtiene un pago mensual de 87 mil 76.86 pesos.

Francisco Alfonso Avilés se embolsa 77 mil mensuales por jubilación y Nicodemus Santos Luck, quien fue Subsecretario de Educación Media Superior tiene una pensión de 75 mil 933.98

Enlistada Luz del Carmen Martí Capitanachi, ex presidenta del Instituto Veracruzano de Acceso a la Información (IVAI), se mete a la cartera 72 mil pesos mensuales y Gerónimo Reyes Hernández 69 mil 705 pesos por jubilación.

También aparecen Miguel Ángel Fragoso López, con 83 mil 90 pesos, Carmen Enríquez Lara con 82 mil 887 pesos. Ex catedrática UV, Victoria Eugenia Pinto Hernández, Mónica Josefina Méndez González con 79 mil 878 pesos, María de la Concepción Rafaela Soto Ávila con 79 mil 88 pesos, Eva Barrios y Lagunes con 78 mil 869 pesos y María del Carmen García Mendoza con 77 mil 436 pesos.

Salvador Hernández Mejía gana 77 mil 246 pesos, Lady Leticia Echánove Echánove 76 mil 846 pesos, Sergio Daniel Alarcón Contreras 76 mil 125 pesos, Alma Garrido Alfonseca 76 mil 104 pesos y Augusto Rodolfo Mansicidor Aluha percibe pensión de 75 mil 294 pesos, entre otros.

En tanto un jubilado o pensionado, digamos normal, recibe –cuando recibe- 2 mil 800 pesos mensuales.

Cines, inmuebles, terrenos, hoteles y demás bienes están en total abandono, quebrados, insolventes. Ese tradicional y emblemático Hotel Xalapa, referente de la capital veracruzana, es un cementerio.

La quiebra técnica ya ha sido considerada por el gobierno del estado que de inmediato dejaría de pagar a jubilados y pensionados. La decisión, sin embargo, podría crear una revuelta estatal de proporciones dada la irritación ciudadana.

Para el ex director del IPE, Abel Cuellar Morales el tema de fondo es la preocupación de los pensionados por la dilación y eventual cancelación de pensiones.

“Ello aunado al menguado patrimonio del organismo que a lo largo de su historia ha visto pasar negocios y más negocios, saqueos y corrupción. Malos manejos cuando se decidió construir casas habitación que terminaron regalándolas a amigos y políticos sin tener derecho”.

“Vea usted la estancia Garnica. Había de todo, menos jubilados. Hasta la madre de un ex secretario de Finanzas fue ahí encerrada, abandonada. El robo en las tiendas del IPE, merma, malos manejos, las habitaciones de los hoteles para puro recomendado”.

¿Luego?

“Pues lo peor. Tomar dinero prestado al IPE, que no se regresó”.

Hoy, sostiene el experimentado especialista, “no se puede crear un paraíso fiscal sobre un cementerio social. Sin dinero no se puede hacer nada y dinero, no hay”.

Concluye:

“El del IPE no es un problema complejo. El trabajador cumple con sus cuotas (12%), el patrón cumple (18%), pero la Secretaría de Finanzas no cumple siendo que el gobernador es un responsable obligado”.

¿Obligado?

No tanto.

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo

Add a Comment

More 33 posts in Columnas Veraces
Recommended for you
ALMA GRANDE/ Por Ángel Álvaro Peña/ Dos dedos de Frente

La calidad de una organización política no se mide por el número de militantes, esto...