Home » Columnas Veraces » Opinión Finanzas/ Lino Perea Flores/ RECESIÓN O DESACELERACIÓN ECONÓMICARECESIÓN O DESACELERACIÓN ECONÓMICA-SEGUNDA PARTE

Opinión Finanzas/ Lino Perea Flores/ RECESIÓN O DESACELERACIÓN ECONÓMICARECESIÓN O DESACELERACIÓN ECONÓMICA-SEGUNDA PARTE

Acaba de salir una nota el día domingo 10 de noviembre del presente año, donde el diario La Jornada reporta un dato inquietante de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), que señala que casi la mitad de las entidades federativas de México, presentaron resultados negativos en sus tasas de crecimiento económico, donde la mayoría se encuentran en el sur del país, con el estado de Tabasco encabezando esta lista, seguido de Baja California y Zacatecas, con tasas de crecimiento negativo de 8.1%, 5.6% y 2.5% anual, respectivamente.
Por contraste, la lista de los estados que mejor desempeño tuvieron al final del segundo trimestre, comprendido entre abril y junio con tasas de crecimiento positivo, fueron Tlaxcala, Chihuahua y Aguascalientes, con 3.2%, 3.1% y 2.2%, respectivamente. De aquí, se entiende por qué el promedio de crecimiento de la economía formal fue del 0.2%, entre abril y junio de este año, de acuerdo al reporte #UnaSolaEconomía de la Coparmex.
En la ocasión anterior señalamos que “…Técnicamente se dice que una economía entra en una recesión si se registra, consecutivamente una disminución de la tasa de crecimiento económico durante dos trimestres consecutivos, de otra manera se puede hablar de una ralentización o desaceleración del sistema económico de un país o región económica…”. De esta manera, existen pronunciamientos como el del grupo financiero Bank of America-Merrill Lynch, que afirman que México ya entró en una recesión técnica, que no son los datos aportados oficialmente por el Inegi, porque se apoya en datos basados en el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), que da a conocer el estado de avance o retroceso de los indicadores de la economía mexicana cada mes, a diferencia del PIB que lo da a conocer el Inegi, cada trimestre.
La estimación del Bank of America-Merrill Lynch contabiliza como dato válido los datos mensuales del IGAE, por lo que de acuerdo a esta medición, la economía mexicana ya sumó tres trimestres consecutivos a la baja, respecto a sus trimestres anteriores respectivos. También, de acuerdo con este método de análisis, las caídas en el cuarto trimestre del 2018 tuvieron una variación de menos 0.25 %, en el primer trimestre de 2019, donde las variaciones fueron de menos 0.14%, en el segundo trimestre de 2019 estas variaciones fueron de menos 0.18%, mientras que las cifras del tercer trimestre al 2 de noviembre todavía no incluían el tercer trimestre; esto quiere decir y lo ha afirmado este grupo financiero, que la economía mexicana, se ha estado contrayendo, lo que para algunos significa que es por la recesión por la que estamos atravesando. Como se le quiera ver, lo importante es señalar que la economía durante el presente año habrá crecido casi nada, con una cifra mediocre cercana a cero, lo que significa menos empleos para todos.
Por todo lo anterior, lo único que podemos hacer es crecer para revertir la tendencia negativa, aunque suene a una perogrullada; de esta manera, el único camino conocido es inducir niveles de inversión crecientes, donde si sabemos que de cada 8 pesos que se invierten en México, 7 pesos y centavos provienen de la inversión privada, por lo que hay que establecer los puentes necesarios entre este sector de la población y el gobierno en turno, para crear empleos productivos.
Bajo este tenor, actualmente existen múltiples actores económicos, que observan la atonía en los niveles de inversión, por lo que últimamente han concurrido por una parte la IP y por la otra parte, el gobierno actual, que están convocando a participar en un esfuerzo conjunto, para sacar al país de esta situación calamitosa. De aquí que se haya propuesto hace unos días en una cuarta reunión, un paquete de proyectos de infraestructura que sirvan de soporte inicial a la economía mexicana, sumando un total de 116 obras, que financiaría en principio la IP.
También el martes de esta semana, el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, presentó una propuesta de la que se desprenden en principio, 15 obras seleccionadas por 160,000 millones de pesos, que con un largo tramo todavía por recorrer, serán un gran estímulo a la inversión productiva, que conjuntamente con los gobiernos estatales, resultarán sin duda de gran ayuda a la economía nacional y subnacional. Aunque el 26 de noviembre se dará a conocer el Plan Nacional de Infraestructura, lo relevante será llegar a financiar y concretar las propuestas.
Como era de esperarse, alrededor del 70% o más de las inversiones tendrán que provenir de los promotores y ejecutores de la gran inversión, ya que todavía hay mucho tramo que recorrer en materia de carreteras, puertos, aeropuertos, industria marítima y en sistemas de logística nacional. De todas formas, existen grandes rezagos en hospitales, en energía en materia petrolera con Octavio Romero y, en energía eléctrica con Manuel Bartlett.
Lo que es digno de mencionar, es que la IP está siendo representada por el CCE, que preside Carlos Salazar, la Concamín de Francisco Cervantes y el Consejo Mexicano de Negocios de Antonio del Valle Perochena. Por el lado del gobierno participan Arturo Herrera de la SHCP con la Unidad de Inversiones de Jorge Nuño Lara, Javier Jiménez Espriú de la SCT, Rocío Nahle de Energía, Graciela Márquez de Economía y Alfonso Romo de la Presidencia de la República.

Comentarios: linopereaf@yahoo.com (*) Maestro en Ciencias y Doctor en Economía por la London School of Economics and Political Science, de la Universidad de Brunel y la Universidad de Londres, Inglaterra.

More 27 posts in Columnas Veraces
Recommended for you
Línea Caliente / Edgar Hernández / Los enanos del circo

¡Ni con rameadas se les quita lo pendejos! A lo largo del año uno de...