Home » Columnas Veraces » Opinión Finanzas/ Lino Perea Flores/ UNA CIUDAD SIN BASURA-SEGUNDA PARTE

Opinión Finanzas/ Lino Perea Flores/ UNA CIUDAD SIN BASURA-SEGUNDA PARTE

Para el tratamiento de la basura en los municipios de México, es necesario comenzar a entender a cabalidad, que se trata de una problemática que tiene que ser estudiada a fondo, porque cada caso reviste características particulares que tienen que terminar en un modelo de gestión de los residuos sólidos urbanos (RSU), que debe incluir también el tratamiento de las aguas residuales, lo que implica encontrar soluciones generales de acopio, separación, clasificación, transportación, tratamiento, reciclado o en su caso incineración, composteo y/o confinamiento. De esta manera, la problemática de la basura, tiene que ver con el crecimiento a veces exponencial, de los desechos orgánicos e inorgánicos urbanos, que se pueden clasificar en domésticos, comerciales, agrícolas e industriales.

Cualquier sistema, que utilice diferentes técnicas o tecnologías en la gestión de los residuos sólidos, representa un reto abrumador para las autoridades municipales mexicanas que se han visto rebasadas por esta problemática, ya que no solo se ha convertido en un problema ambiental por los vertederos a cielo abierto, sino también en un problema  de salud pública, por la contaminación del aire, la tierra y los mantos acuíferos, además de malos olores, incendios, enfermedades, descontento de las comunidades aledañas a los vertederos a cielo abierto, con el consecuente incremento sustancial de los costos de operación y transporte de la basura, etc.

Si bien el cuidado del entorno ecológico y la salud pública son de vital importancia, tenemos que actuar atendiendo a las tecnologías de solución disponibles, que nos permitan lograr un sistema autosostenible, que derive en la creación de un sistema jurídico que vaya de acuerdo a las necesidades de la población, que incluya la educación y capacitación de una nueva cultura, de ahorro y cooperación en la clasificación, separación, reciclaje, disposición, tratamiento y confinamiento de la basura. En lo que resta del presente artículo, proponemos tres opciones, para que se pueda evaluar mediante un análisis de costo beneficio a fondo, de la disposición y confinamiento final de los residuos sólidos urbanos municipales, sin dejar de lado, la idea de una economía con sistemas autosustentables y con reciclaje de la basura.

En primer lugar, el sistema de vertederos a cielo abierto, sin duda el más popular y financieramente más económico, es también por lejos el peor procedimiento, con las problemáticas inherentes de daño ecológico y a la salud, que no elimina los malos olores, con el peligro para la población de quedar expuesta a los residuos biológicos infecciosos, los peligrosos, tóxicos, radiactivos, cancerígenos y de otra índole, así como contaminar el aire, las aguas y la tierra con lixiviados; de esta manera, este esquema de disposición final, está siendo reconsiderado por muchos países, además de requerir cada año que pasa con mayores extensiones de terreno, cercanas a las ciudades.

En segundo lugar, se puede quemar o incinerar la basura a altas temperaturas, siendo su principal ventaja, la reducción de residuos sólidos, hasta un 30% del volumen y peso original, reduciendo espacio y presión a los vertederos en operación, que necesariamente van a requerir de un manejo adicional de la basura para su disposición y confinamiento final. Los tratamientos térmicos son los más extendidos, convierten los desechos sólidos en calor, gas, vapor y cenizas, pero su combustión hace que se emitan gases a la atmósfera muy contaminantes, aunque se están haciendo esfuerzos para evitarlos. Junto con el reciclaje y el control de las emisiones, se pretende aminorar los gases de efecto invernadero.

En tercer lugar, encontramos también un sistema donde su principal desventaja pudiera ser el costo de las instalaciones, que consiste en transformar los residuos sólidos en un gas de síntesis, donde una de sus principales características es obtener gases a temperaturas de 7000ºC, que destruyen los residuos y materiales peligrosos, inclusive radiactivos. De la energía resultante renovable, se genera escoria metálica reutilizable, pero en virtud de no utilizar oxígeno, se prescinde de gases tóxicos a la atmósfera. Sin duda esta tecnología es de punta y ofrece grandes posibilidades, como se ha demostrado ya en varios países del mundo, ofreciendo numerosas ventajas que hasta hace poco tiempo, parecían imposibles de lograr.

Comentarios: [email protected] (*) Maestro en Ciencias y Doctor en Economía por la LondonSchool of Economics and Political Science, de la Universidad de Brunel y la Universidad de Londres, Inglaterra.

More 29 posts in Columnas Veraces
Recommended for you
Astrolabio Político/Luis Ramírez Baqueiro/ El turismo internacional de Cuitláhuac

“Ciertos hombres tienen el talento de ver mucho en todo. Pero les cabe la desgracia...