Xalapa en manos de un atarantado

¡Al relevo Cinthya, Vergel o David!

 

Habrá que reconocer que entre los chairos también hay clases.

Los hay raterazos; otros violadores; los más mentirosos; también los iletrados -caso los diputados-, y, por supuesto, los atarantados.

A Veracruz hace mas de dos años lo azota la plaga Morena que está resultando peor que la Pandemia por Covid-19 que si bien mata, valga el Perogrullo, y ahí muere, pero la plaga Morena nos humilla, miente, somete y empobrece; se lleva nuestro dinero; viola a nuestras mujeres; impide el paso a la inteligencia, y nos regresa al legendario patriarcado.

Y en cuanto a Xalapa ¡Ay, mi jalapita! por si no fuera suficiente tan severa plaga, nos ha dejado como herencia a un xochimilca que hiede igual que sus canales donde vivió.

Nuestro alcalde, Hipólito Rodríguez es un atarantado que no sabe, ni quiere, ni puede -la flojera le gana- gobernar tan hermosa plaza.

La capital del país que tanto rindió culto a la naturaleza, sus flores, la cultura, las bellas artes toda; el orgullo jalapeño; sus tradiciones, gastronomía, el ser esa singular capital con sus rincones, leyendas e historias de orgullo de sus hombres al servicio de la ciencia, la medicina, las letras y la política, agoniza en manos de alguien que le vale madre una ciudad que ni siquiera es la suya.

Desde el arranque de su administración han sido errores tras errores los que han caracterizado su gestión. Que si no es el agua es la basura; que si no son los baches, es la vialidad o el cierre de espacios para la cultura y esa señalada impericia para atender la Pandemia de coronavirus.

Cada año devuelve dinero a la federación por no saber como utilizarlos en bien de 1.5 millones de capitalinos que ven en el día a día como envejece la ciudad, como se vuelve ruinosa, como la vialidad ha convertido al centro histórico en un gigantesco estacionamiento.

Hipólito nunca habla.

Tampoco se ve su trabajo. De él no se sabe nada aparte de sus devaneos etílicos y aficiones por los churritos. Tampoco virtud alguna se le conoce como profesionista de algo que se refleje en bien de la capital y desde su arranque jamás se le ha escuchado un discurso que conmueva, oriente o aliente a la opinión pública.

A este amigo le disgusta la gente. Es enemigo del aseo y el buen vestir y su umbral de tolerancia es muy estrecho. No es hombre de diálogo ni se sabe de acuerdos.

¿Algún otro infortunio?

Hace unos días pidió un préstamo a Banobras por 37 millones para la construcción de cuatro tanques de abasto de agua mismos que la institución rechazó porque serían destinados para beneficio privado, a lo que Hipólito envió una carta al presidente López Obrador, misma que fue tirada a la basura, nunca respondió.

En el imaginario colectivo quedaba la ineptitud de su gobierno en el manejo de mil 615 millones de pesos que anualmente recibe de la federación para Xalapa al regresar anualmente recursos millonarios por subejercicio en la obra pública.

¿Otra perla?

En días anteriores presentó su Plan de Movilidad Urbana que los jalapeños esperaban atendiera el principal reclamo de bacheo y nuevas vialidades, así como orden en el tránsito y señaléticas, así como luminarias y reparación de las arterias mal construidas por su propia administración.

Pero no.

Presenta el proyecto de una ciclopista que “dará a la ciudadanía la oportunidad de contar con un espacio tanto para su traslado cotidiano como para la recreación y el deporte”.

Se trata de once kilómetros de ciclovía en el sentido norte-sur y sur-norte, sobre la avenida Adolfo Ruiz Cortines, con lo que se conectará a la avenida Xalapa con la zona de Los Sauces.

Tal vez haya ciclopista de ornato sin la previa consulta ciudadana; tal vez con ello cierre su desatinado mandato, pero lo que es un hecho es que al oriundo de Xochimilco siempre se le recordará no por sus ocurrencias, sino por haber sido el peor alcalde que ha tenido Xalapa.

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo

 

Artículos similares

Columnas Veraces

Lo más leido

La mira de Paquita: no joder al pueblo

Está por verse cómo le va a Paquita la del barrio el próximo 6 de junio, si alcanza la diputación local por el distrito...

Alberto Silva es Javier Duarte, más delgado, menos feo, pero igual de corrupto; Morena lo mandó al caño

Alberto Silva es Javier Duarte, más delgado, menos feo, pero igual de corrupto; Morena lo mandó al caño Creía Alberto Silva Ramos que con la...

LA PESTE Y LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA DE MÉXICO

Dentro de las noticias alentadoras que se nos han proporcionado en esta semana para este año, destacan el pronóstico en la mejora del crecimiento...