Elecciones 2021, comenzamos.

 

Usted es libre para hacer sus elecciones pero es prisionero de las consecuencias.

Pablo Neruda

 

Los niveles de descrédito, desconfianza e incluso desprecio hacia la clase política siguen siendo muy altos, aun en tiempos de la llamada “transformación”. Sin embargo, buena parte de los aspirantes y candidatos no están dispuestos a modificar conductas y mejorar procesos en su gestión política; sus comportamientos insisten en reproducir los malos hábitos que nos han llevado a problemáticas profundas, sin un futuro de recomposición y mejora.

 

De norte a sur, en nuestro país se presentan acciones de una mayoría de políticos, funcionarios y representantes que asumen que, pese a las importantes manifestaciones de amplios sectores sociales sobre lo agotado de sus actos y mentiras de siempre, de los cinismos y opacidades de siempre, prefieren dar continuidad a los absurdos que lastiman a millones y que ahora en elecciones, reeditan sonrisas y promesas sin planteamientos serios que las sostenga.

 

Múltiples y reconocidos casos dan evidencia palpable, desde funcionarios que, amparados en el manejo discrecional del poder, se lanzan tras la búsqueda de continuar en el juego político. O legisladores y presidentes municipales que se involucran de lleno en la disputa electoral que inicia sin considerar sus límites legales para la comunicación con los electores.

 

Con 21,368 cargos y 15 gubernaturas, la complejidad electoral del 2021 es grande y como elección intermedia, definirá el grado de implantación y respaldo al actual grupo gobernante nacional y las posibilidades reales de que las oposiciones puedan recobrar sus espacios perdidos.

 

En medio de una creciente y peligrosa polarización, con una violencia electoral cada vez más preocupante, se renovarán 30 congresos locales, es decir que se elegirán 1,063 diputados y 1,926 ayuntamientos y juntas municipales. Los retos de participación para que se logre un proceso electoral que demuestre nuestra voluntad democrática en un ambiente responsable y en paz, deberán lograr vencer la abstinencia y convocar para que salgan a las urnas más de 94 millones de posibles electores.

 

Ante la andanada de ataques recibidos desde la presidencia nacional y su partido, el papel del Instituto Nacional Electoral deberá ser impecable. Su fortaleza será sin duda su capacidad operativa para instalar las más de 164 mil 500 casillas en todo el país y para convocar, capacitar y contar todos y cada uno de los votos, con la participación de más de 1.4 millones de ciudadanos funcionarios de casilla.

 

Nuestros problemas con el manejo de la pandemia, no debe impedirnos acudir a votar en una elección que reclama una participación comprometida fundamentalmente con la salvaguarda democrática, con la oportunidad de que nuestro voto plantee a los elegidos el próximo 6 de junio el compromiso por representar y realizar las mejores propuestas para sacar adelante a nuestro país, estados y municipios, de los complejos problemas que nos agobian.

 

LA BITÁCORA DE LA TÍA QUETA

9.8 millones de nuevos pobres producto de la pandemia. ¿Como anillo al dedo?.

 

 

Artículos similares

Columnas Veraces

Mole de Gente

HISTÓRICO

Lo más leido

A base de pretextos, ahí la llevan

“Cosas veredes, amigo Sancho, que farán fablar las piedras”, es una frase que se le atribuye a Cervantes, que habría dejado escrita en El...

Titular de la Unidad de Género de SEGOB renuncia para no darle pensión a su padre enfermo

Entre lo utópico y lo verdadero Por Claudia Guerrero Martínez 23 de septiembre del 2021.   Titular de la Unidad de Género de SEGOB renuncia para no darle...

Titular de la Unidad de Género de SEGOB renuncia para no darle pensión a su padre enfermo

Entre lo utópico y lo verdadero Por Claudia Guerrero Martínez 23 de septiembre del 2021.   Titular de la Unidad de Género de SEGOB renuncia para no darle...