Home » Columnas Veraces » Prosa aprisa/Arturo Reyes Isidoro/ ¿La salud en Veracruz, a expensas de chamanes?

Prosa aprisa/Arturo Reyes Isidoro/ ¿La salud en Veracruz, a expensas de chamanes?

“He recibido en herencia esta carga de superstición e insensatez. Gobierno a innumerables hombres, pero debo reconocer que soy gobernado por pájaros y truenos”.

Es Cayo Julio César quien se expresa así en una carta a Lucio Mamilio Turrino, en la isla de Capri, a propósito de los partes que en su calidad de Supremo Pontífice recibe a diario de los augures, adivinos, aerománticos y agoreros a su servicio.

En Los idus de marzo de Thornton Wilder se narra cómo el César le platica que tiene que tomar decisiones en función de lo que le pronostican esta especie de chamanes de la era imperial.

Por ejemplo –le dice–, estando una tarde en el valle del Rin sus augures le prohibieron entrar en batalla con el enemigo ya que sus pollos sagrados no aceptaban muy bien la comida.

“Las gallinas cruzaban las patas al caminar, veían con inquietud el cielo y constantemente miraban hacia atrás…” Postergó el ataque por un día.

Aquella noche –prosigue más adelante– dio un paseo por los bosques con uno de sus asistentes y recolectó una docena de gusanos que cortó en pedacitos y los esparció por el comedero sagrado.

A la mañana siguiente, ya con todo el ejército esperando la señal de los dioses, los proféticos pollos fueron llevados a comer y “antes de llegar al comedero miraron al cielo y emitieron ese graznido de alarma que basta para inmovilizar a diez mil hombres; pero luego volvieron la vista hacia su comida y entonces… se precipitaron sobre el alimento. Fue así como el destino me permitió ganar la batalla de Colonia”.

En alusión a la superstición, expresa que: “Todos los romanos, desde los barrenderos a los cónsules, buscan y encuentran una vaga sensación de confianza donde en realidad no la puede haber…”.

Para efectos de este comentario, cito hasta aquí: “Estas prácticas nos llegan sancionadas por la tradición de nuestros antepasados y destilan las reminiscencias de nuestra seguridad infantil…”.

De la obra y el pasaje que cito me acordé el miércoles apenas vi la imagen del secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, recibiendo una “limpia” a manos de un chamán ¡en pleno edificio del Congreso del Estado!

Lo que de inmediato me llamó la atención fue lo contradictorio de un hombre de ciencia, de la ciencia médica, protegiendo su integridad (incluida su salud, por supuesto, no con medicina de patente o con plantas medicinales como las que receta) con un remedio producto de la superstición.

Ayer narré que antes de asumir el cargo él viajaba a la Sierra de Soteapan a dar consultas gratuitas y ahí pudo observar de cerca las prácticas que utilizan muchos veracruzanos para tratar de curar sus males, las “limpias” de los brujos una de ellas.

Ya en el cargo ha sido un decidido promotor de la medicina tradicional, que en varias partes está asociada a la práctica de la bujería. ¿El ritual que le hicieron el miércoles es porque se contagió y cree en el esoterismo? Si así es, muy su gusto.

Pero resulta que el señor es el responsable directo de velar por la salud de los veracruzanos, que están creídos y atenidos a que se trata de un egresado de las aulas y no de un altar de los brujos de Catemaco. Ya vimos enseguida que la magia blanca (la negra es para hacer el mal) no lo protegió y en nada le ayudó porque los diputados le pegaron una madrina despiadada que hará época.

Tan insólito resultó el hecho que la foto mereció un espacio destacado en la portada del diario Reforma, un espacio que –me atrevo a pensar– no lo vende el periódico y si lo hace –eso creo también sin tener certeza– debe costar arriba de los 160 mil pesos, un espacio que alguna vez quisieran para sí gobernadores, senadores y pudientes.

¿Por qué permitió Ramos Alor que lo “limpiaran” en público siendo quién es? ¿Porqué cree? ¿Afán de notoriedad? ¿Porqué quiso enviar un mensaje de que si no lo apoyan con recursos y equipos va a tener que recurrir a los brujos de Catemaco o de dónde los haya?

Creo que este pediatra neumólogo le debe una explicación a los veracruzanos: porqué lo hizo, pues queriéndolo o no sembró la duda si la salud en Veracruz está o va a estar a expensas de los chamanes; si esto es parte de la Cuarta Transformación en materia de salud.

Tal vez ni él ni el gobernador Cuitláhuac García Jiménez dimensionen la foto en Reforma, pero si el hecho pudo quedar en el escándalo local, trascendió y de seguro llegó hasta el Palacio Nacional. No creo que les haya hecho ninguna gracia. Puede haber consecuencias.

Y el gober le soba el lomo

Al menos su jefe político le sobó el lomo un día después y en su propio terruño.

De visita en Coatzacoalcos, Cuitláhuac García Jiménez lo reconfirmó ayer en el cargo y habló linduras de su trabajo.

Esa actitud habla bien del gobernador. En privado lo puede poner como camote, si quiere, pero en público tiene la obligación de protegerlo.

Es lo menos que merecía el polémico secretario pues ha aguantado vara y se ha quedado callado ante tantas anomalías que han cometido con él y el manoseo que han hecho de su dependencia. Adentro es un secreto a voces que lo dejaron solo imponiéndole colaboradores que responden a otros intereses.

Anda estrenando saco

Por el cansancio del día ya me empezaba a ganar el sueño la noche del miércoles cuando de pronto, al checar un boletín de prensa del gobierno, que me estaba llegando, abrí los ojos con sorpresa.

¡La Santanera!, me dije. Lo creí porque el encabezado de la nota hacía referencia al cierre oficial de los festejos por los 500 años de la fundación de la Villa Rica de la Veracruz y el escenario había sido el Palacio de Bellas Artes; en las imágenes se veían bailarines jarochos (hombres y mujeres) y músicos, y entre los asistentes, una persona con un saco muy llamativo color guinda como el que a veces se ponen los de la Sonora Santanera (actuó Recoveco pero faltó una de las estrellas del grupo, mi maestra de salsa Perla Hernández, quien por compromisos personales no pudo estar; de lo que se perdieron).

Pero no. Ya totalmente despierto me percaté que era el gober Cuitláhuac que iba estrenando el saco color Morena, que combinó para la ocasión con una corbata azul celeste y un pantalón, ¿color cemento?

Puede que haya habido festejo después y que a nuestra máxima autoridad no le haya dado tiempo ni de quitarse el saco porque al día siguiente apareció en la reunión de seguridad en Coatzacoalcos con la misma prenda, ¿o será que es el nuevo uniforme del cuitlahuismo y en adelante vamos a ver a todos los secretarios enfundados en un saco igual y con el mismo color, santaneros todos?

Rendirá informe Dante

El próximo lunes a las once de la mañana el senador Dante Delgado, exgobernador de Veracruz, rendirá su informe anual de actividades en el World Trade Center de Boca del Río. “Veracruz tiene senador”, ha llamado su acto.

Se espera la presencia de un grupo plural de sus compañeros del Senado, de personalidades del Estado, de diputados y alcaldes de diferentes partidos, de exalcaldes veracruzanos… y de muchos aspirantes a un cargo de elección popular en 2021 que buscan ser cobijados por Movimiento Ciudadano.

Hará ruido con su presencia y con lo que diga. Vamos a estar atentos.

 

More 27 posts in Columnas Veraces
Recommended for you
Línea Caliente / Edgar Hernández / Los enanos del circo

¡Ni con rameadas se les quita lo pendejos! A lo largo del año uno de...