Reflexiones del 23.

’25/02/2024’
’25/02/2024’
’25/02/2024’

“Es peligroso tener razón cuando el gobierno está equivocado.”
VOLTAIRE

2023 ha sido un año que marca el punto de quiebre. Ha sido un momento de no retorno para la presidencia de nuestro país y no me refiero al arranque electoral que tendrá lugar el próximo año, en el que el actual ejecutivo federal dejará su encargo. Tampoco me refiero a lo que supone la tradición política en cuanto a que el poder mengua con la salida de la o el candidato, tradición que ha sido rota en el caso del actual presidente, pues queda en evidencia que él sigue teniendo el poder y es muy poco probable que suceda después, dados los niveles de subordinación mostrados por la que será dentro de pronto su formal candidata.

Los puntos que a mi parecer han marcado ese punto de inflexión que comento, es que en este año, más que en los anteriores, el presidente López ha hecho claramente visibles sus visiones políticas y su interior humano. Se podrá decir que desde hace tiempo eran notorias, que nunca ha ocultado su personalidad autoritaria y fundamentalista. A mi parecer, la diferencia consiste en que, durante estos 5 años como presidente, ha ido acrecentando las dimensiones de su poderío y de sus desvaríos, quedando exponencialmente mostrados. Podrían plantearse varios, pero solo acudo a los tres que considero más significativos.

El primero es esa actitud de desconsideración y lejanía; esa postura insolidaria que el presidente muestra día a día frente a los sufrimientos de los afectados por los efectos de la inseguridad, aparentemente con propósito de minimizar el tamaño del problema que tiene sin resolver. Contrasta más cuando recordamos que se autoproclama el presidente “más humanista”. En ese mismo carretón de sus desprecios quedan las oprobiosas deudas que tiene en el tema de la salud, tan dolorosamente abandonada diariamente desde hace 5 años; la violencia, la violencia bárbara que pone en jaque la vida cotidiana nacional, en todas sus manifestaciones de ansiedad, muerte y extorsión, de desapariciones y violaciones, de cancelar oportunidades y sueños. Desde la displicente mirada del presidente, se trata de una falacia más construida para para lastimar su proyecto, su imagen, su investidura, generando una paradójica tragedia que, desde su visión ególatra, lo convierte en víctima. Desde ese desdén, es suficiente levantarse temprano a escuchar en una mesa, cómo se deshace el país entre sus manos, cómo lo supera la delincuencia y deja de ser el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas.

El segundo punto mostrado este 2023 es el reforzamiento de su visión autocrática. Queda suficientemente claro que el señor se asume poseedor de la verdad y único  detentador del poder de representar al pueblo, su pueblo que lo obedece como pastor.  Las instituciones y leyes construidas como pesos y contrapesos, como  andamiajes democráticos en una larga travesía de luchas entre la pluralidad política de millones de mexicanos, deben ser destruidos o capturados, pues nada significan frente a su visión que debe ser plenamente aceptada. Para él, el disentimiento es una ofensa pública aunque sean cuestionamientos fundados y argumentados propios de cualquier espacio democrático, porque cuando se posee la verdad, los opositores son traidores a la patria de sus sueños, una donde todos están felizmente de acuerdo con él.

El tercer punto corresponde a la sociedad. Se trata de las respuestas de movilización ciudadana, es esa toma de posición de sectores sociales que han puesto pies en las calles, que asumen protestas y reclaman la centralidad y soberbia de esa visión única mostrada desde el atril presidencial, que ofende por la miseria democrática que refleja, por la intolerancia, por el desprecio por su reduccionismo y lo peor por el abandono de sus compromisos como gobernante. Desde finales del 2022 y durante este 2023, ha sido gratamente sorpresivo el proceso de organización no visto en los primeros 3 años y medio de la presente administración, suficiente demostración del enojo social ante un gobierno basado en la mentira, la polarización y la destrucción de instituciones. Ojalá que nos alcance el ímpetu ciudadano, convocando, trabajando para detener las ocurrencias y el uso discrecional, opaco y clientelar de los recursos públicos, impidiendo la edificación de su segundo piso de la continuidad.

El 2023 termina y el cierre de año obliga a pensar que las cosas pueden ser mejores, que lo malo que haya pasado siempre puede ser cambiado en el nuevo ciclo. Quiero quedarme con esas ideas y poner todo mi esfuerzo en que se hagan realidad.

Salud y felices fiestas, nos vemos el próximo año.

DE LA BITÁCORA DE LA TÍA QUETA

La tragedia de las desapariciones no desaparece por decreto.

 

 

2023 ha sido un año que marca el punto de quiebre, un momento de no retorno para la presidencia de nuestro país y no me refiero al arranque electoral que se llevara el próximo  año en que el actual ejecutivo federal dejara su encargo o a lo que supone la tradición política en cuanto a que el poder mengua con la salida de la o el candidato, por cierto tradición que en el caso del actual presidente queda en evidencia que no ha sucedido y es muy poco probable que suceda dado los niveles de subordinación evidente de la que será dentro de pronto su candidata formalmente.

Los puntos que han marcado a mi parecer ese quiebre que comento es que en este año más profundamente que en los anterior el presidente Andrés Manuel ha dejado palpablemente sus visiones políticas y humanas, se podrá decir que eran notorias hace tiempo, que nunca ha ocultado su personalidad autoritaria y fundamentalista el asunto a mi parecer es que tiene 5 años como presidente y en ese tiempo y con el poder obtenido las dimensiones se han visto exponencialmente mostradas.

Podrían plantearse muchas pero solo acudo a tres para mi significativas, la primera es esa actitud desconsiderada, lejana, insolidaria que ha mostrado, que muestra día a día el presidente más humanista  respecto de los sufrimientos que se han sufrido derivados de la inseguridad, dejo de lado la salud también tan dolorosamente diaria, la violencia, la violencia bárbara que pone en jaque la vida cotidiana de nuestro país en todas sus manifestaciones de muerte y extorción, de desapariciones y violaciones , de cancelar oportunidades y sueños es desde la mirada del presidente una falacia construida para para lastimar su proyecto, su imagen, su investidura, la tragedia de esa visión se cuenta sola por su desdén para construir realmente una estrategia que supere la situación, levantarse a mesas de “seguridad” es claro que son una pose que solo pueden reconocerse en su egolatría.

El segundo punto mostrado este 2023 de mayor manera es su visión autocrática que se enseñorea en asumir la cualidad inconmensurable de la verdad poseída en su ser, los andamiajes democráticos construidos en una larga travesía de luchas de millones en nuestro país poco o nada le significan frente a su visión, esa que solo puede y debe ser aceptada, que si es cuestionada supone no la visión distinta justa de los espacios democráticos sino la opción de quienes son traidores a la patria por el simple hecho de oponer argumentos o hechos a la regia visión del presidente, por ende, y más allá de los ajustes que se podrían realizar a las instituciones u órganos construidos en nuestra conformación democrática, el asunto es capturarlas y si no destruirlas.

Lo sucedido a finales del 2022 pero que se ha mantenido en este 2023 derivado entre otros muchas cosas de los dos puntos comentados anteriormente es un proceso de organización y lucha no visto en los primeros 3 años y medio de la presente administración y es esa toma de posición de sectores sociales que han puesto pies en las calles, que asumen protestas y reclaman la centralidad y soberbia de esa visión única mostrada desde el atril presidencial que ofende por la miseria democrática que refleja, por la intolerancia, por el desprecio por su reduccionismo y lo peor por el abandono de sus compromisos como gobernante, las responsabilidades contraídas desdeñadas, tiradas en su relato de una historia presente basada en la mentira y la polarización, donde el único objetivo es que las ocurrencias y el uso discrecional, opaco y clientelar de los recursos públicos puedan dar pauta a la edificación de su segundo piso de la continuidad.

El 2023 termina y como siempre que se cierra un año nos obliga la condición a pensar que las cosas pueden ser mejores, que lo malo que haya pasado siempre puede ser cambiado en nuevo ciclo quiero quedarme con esas ideas, al final de todo y pese a las realidades crudas es necesario caminar y sonreírle a la vida poniendo los empeños en que efectivamente las cosas puedan mejorarse.

Salud y felices fiestas, nos vemos el próximo año.

DE LA BITÁCORA DE LA TÍA QUETA

Las tragedia de las desapariciones no se desaparece por decreto.

Artículos similares

’25/02/2024’

Columnas Veraces

Lo más leido

Verified by MonsterInsights