Home » Columnas Veraces » POR SI ACASO/CARLOS JESÚS RODRÍGUEZ/¿Mexicanos solidarios?

POR SI ACASO/CARLOS JESÚS RODRÍGUEZ/¿Mexicanos solidarios?

*Ricos desoyen tragedia

*Pobres arriesgan la vida

 

NO SE ha visto la solidaridad financiera de los altos mandos políticos del País –gobernadores, senadores, diputados, alcaldes, líderes partidistas y magistrados-, así como de la empresarial y clerical –incluidos los de Veracruz- con quienes resultaron damnificados por los sismos de Chiapas y Oaxaca –y en menor medida Tabasco el pasado jueves siete-  que dejó un saldo preliminar de 98 muertos, infinidad de heridos y al menos 1 millón 479 mil 575 personas que perdieron hogares, escuelas, centros de trabajo y templos religiosos, y solo la sociedad civil se ha esmerado en concentrar alimentos, ropa, agua y enseres domésticos para que sobrevivan en tanto comienza la reconstrucción que, por lo visto, tendrá que esperar ante los lastimosos acontecimientos de este martes en la ciudad de México, Morelos –con mayores daños por pérdida de vidas humanas- y Puebla. Y es que no se observa a los hombres más prominentes de este País desprenderse de algunos centavos para donarlos a la causa de quienes más lo necesitan en estos momentos de desgracia, ni muchos menos a políticos que perciben millonarias sumas anuales como salarios, prestaciones, prerrogativas y uno que otro “cochupo”, como tampoco se observa al clero aportar parte de las diezmos recibidos para ayudar a quien tanto les ha dado en “limosnas” a través de los años que son, sin duda, los más humildes y necesitados. Hay solidaridad, sin duda, ante la desgracia, pero esta proviene mayormente del pueblo, de esa sociedad que se conmueve y acerca alimentos, cobertores, herramientas, casas de campaña; que aporta mano de obra, esfuerzo y una labor incansable digna de encomio, como se ha visto tras el sismo de ayer que desangró de nuevo a la capital del País, Morelos y Puebla, y que se suma a la desgracia que viven nuestros hermanos del sur-sureste.

 

Y ES que si ya de por sí se dudaba que el Gobierno Federal  -y de los Estados afectados- cumplieran con premura la palabra empeñada, con los recientes acontecimientos la incertidumbre se acrecienta, pues la experiencia vivida hace 32 años muestra que pasado el temblor y las horas de angustia y solidaridad, paulatinamente nos vamos olvidando de quienes sufrieron las consecuencias más drásticas, pues de aquel sismo que cimbró las entrañas del País aún quedan testimonios que permiten no mentir: personas a las que nunca se les reconstruyó sus viviendas y mucho menos fueron reubicados, edificios inhabitables –en la Unidad Azcapotzalco- que tuvieron que ser habitados pese a los riesgos que ello entrañaba, ya que los recursos prometidos o la ayuda jamás aterrizó, y los cambios de Gobierno hicieron que se olvidaran compromisos y deudas para concentrarse en sus propios negocios.

 

POR ELLO no es descabellada la postura de la periodista Lili Téllez de SDP Noticias

https://www.facebook.com/shares/view?id=10154823113030009&overlay=1&notif_t=story_reshare&notif_id=1505928584303079 cuando demanda a los dirigentes nacionales –y Estatales- del PAN, PRI, PRD y otros –salvo MoReNa que ya se pronunció al respecto-, donar una parte de las prerrogativas o recursos que recibirán con motivo del proceso electoral 2017-2018 para la reconstrucción de ciudades afectadas en los distintos Estados del País con motivo de los sismos del 7 de Septiembre y sus réplicas, así como las del martes 19. Sería congruente hacerlo, dice Téllez, porque ni siquiera se trata de su dinero sino de recursos que provienen de los impuestos de la sociedad, los cuales serán usados en promesas descabelladas de campaña y en gobiernos que terminan por fallar a los gobernados. Nadie hasta el momento ha dicho nada, y solo el Instituto Nacional Electoral se ha pronunciado…pero en contra del dirigente del Movimiento de Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador ¡por atreverse a decir que donaría el 20 por ciento del presupuesto de campaña a los damnificados! El INE le recordó que eso es un delito porque los dineros vienen etiquetados, algo que resulta egoísta de una institución cuyos integrantes perciben millonarias sumas, pero no están dispuestos a desprenderse de nada para ayudar a los más necesitados como consecuencia de haber sufrido desastres naturales.

 

UNO SE pregunta, ¿dónde está la solidaridad Carlos Slim  Helú, el hombre más rico del México y cuarta fortuna mundial, dueño de Inbursa, AMX y Grupo Carso, entre otros, con una riqueza de 54 mil 500 millones de dólares; dónde está la de Germán Larrea, propietario de Grupo México que tantos daños ha causado al País, pero que le ha reportado 13 mil 800 millones de dólares; que pasa con Alberto Bailleres González, de Industrias Peñoles y los Palacios de Hierro con 10 mil 800 millones de dólares; o que piensa María Asunción Aramburuzabala, propietaria de la empresa inmobiliaria Abilia que es operada a través del fondo de capital privado Trasalia, las cuales le han reportado 5 mil 800 millones de dólares. Porque mantiene silencio Eva Gonda de Rivera, dedicada al comercio al detalle – farmacias y gasolineras- además de embotellado y distribución de bebidas que le han dado a ganar 5 mil 600 millones de dólares, o Juan Francisco Beckmann, Juan A. González Moreno, la familia Servitje, Jerónimo Arango, Ricardo Salinas Pliego, Francisco Javier Bours Castelo, Antonio del Valle Ruiz, Marcos Achar Levy, Leopoldo Espinosa Abdala,

Ricardo Martín Bringas,  Emilio Azcárraga Jean y Rufino Vigil González por solo mencionar a algunos de los 35 multimillonarios de este País que no han dicho, ´esta boca es mía´, y que con solo aportar una millonésima parte de sus fortunas se podrían solucionar muchas carencias de quienes viven, ahora, en desgracia.

 

NO SE trata solo de lamentarse y orar, como hace el clero católico, evangélico o de cualquier credo o tendencia, sino de aportar, de dar un poco de lo mucho que los pobres les han dado, ya sea a través de limosnas o mano de obra barata, pues hoy lo necesitan pero no se mira que los grandes capitales de este País anuncien desprendimientos de fortunas personales, ni que políticos renuncien a parte de sus remuneraciones o que el clero, concretamente, el Vaticano envíe ayuda, dinero que es lo que se necesita ahora más que bendiciones, para la reconstrucción; tampoco se observa a constructores –de cualquier Estado- ofrecer maquinaria y mano de obra para levantar las viviendas de Chiapas, Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Morelos, Guerrero y la Ciudad de México, y solo se ve a una sociedad humilde, desinteresada, llevar alimentos, agua, cobijas, casas de campaña, herramientas y enseres para quienes luchan por rescatar de los escombros a quienes, todavía, sobreviven allí o, en el peor de los casos, a los cientos de cadáveres atrapados. Solo esa sociedad, la mayoría de extractos pobres, arriesga la vida desinteresadamente por salvar otra. Así de simple. OPINA [email protected]

 

Add a Comment

More 36 posts in Columnas Veraces
Recommended for you
Astrolabio Político/Luis Ramírez Baqueiro/ ¿Y la solidaridad?

  “Un sólo rayo de sol es suficiente para borrar millones de sombras.” – San...